Identidades naranjas

Ir abajo

09122014

Mensaje 

Identidades naranjas





(Por Francisco Herrera)

El torneo chileno llegó a su fin en la fase regular, sólo queda disputarse la liguilla para los elencos que han obtenido la posibilidad de pelear por un cupo en Copa Libertadores. Hace algunos años no hubiese sido extraño que Cobreloa animase la post-temporada, pero lo cierto es que en esta pasada, los “zorros del desierto” acabaron en el último lugar de la tabla, añadiendo un punto negro en su historia, por primera vez, se terminó como colistas, lo que por añadidura significa la peor temporada en la existencia naranja.

Hablar de identidades en el fútbol para algunos resulta complejo, para otros intrascendente, también están los que dicen que no existe, otros apuntarán que no se entiende. Para mí, las identidades en el fútbol son un condimento primordial en el desarrollo y el proyecto de los clubes. Las identidades marcan directrices, promueven actitudes, incitan al trabajo y también nos dan un motivo bajo el cual escoger y defender un cierto color, sin la necesidad de caer el “fascismo de hinchadas”, algo que para quien escribe, no es necesario.

En reiteradas oportunidades hemos oído, y también desde mi perspectiva e enarbolado el argumento de que Cobreloa hoy pasa por una crisis dirigencial importante, tan importante que desapareció todo elemento identitario del club, poco falta para perder el característico naranja de nuestra indumentaria. ¿Cómo una crisis dirigencial puede afectar la identidad de un equipo? Fácil y a la vez preocupante. Desde que se inició en el fútbol chileno la posibilidad de adquirir clubes para transformarlos en pequeñas empresas, muchos vieron en el fútbol un negocio más que rentable. Esto provocó que no pocos “hinchas” de otros clubes se hicieran con el mando de determinados equipos, en los cuales podían administrar sus fortunas para crear otras tantas, una posición de poder para nada despreciable, sobre todo entendiendo la cantidad de millones que se mueven gracias al fútbol en un año. De esta manera no han sido pocos los clubes, que han encontrado en sus respectivas parcialidades, un descontento generalizado hacia la forma en que se administra o se planifican los lineamientos del equipo o la institución, pues a medida que ha avanzado el tiempo, el socio ha ido perdiendo la capacidad de ser parte de las decisiones.

Los clubes ya dejaron de responder a una lógica en la cual el socio es el más importante, hoy de no generar dinero, los clubes parecen haber perdido el horizonte, sin entender que muchas veces para poder generar ese monto de dinero tan ansiado, se deben hacer cuajar varios aspectos y actores que deben enfilar juntos hacia un beneficio mayor. Las S.A.D.P, involuntariamente o quizás no, han transformado la lógica del fútbol en un clientelismo, donde los dirigentes “ofertan” un equipo en particular y el hincha pasa a ser un consumidor de este, siendo el socio quien “paga” por un producto determinado, que se expresa domingo a domingo con 11 jugadores dentro de la cancha.

Cobreloa en este periplo que se ha convertido la reconfiguración del fútbol chileno, ha ido decayendo cada vez más en un transitar que poco y nada responde a su historia. No quiero ser reduccionista, no es esa mi intención, no me remito sólo a la historia de triunfos y títulos que adornaron los inicios del conjunto del Loa, sino que a lo que existía tras esa abarrotada estantería de títulos primerizos. Tras las ansias del profesionalismo, había una ciudad entera en busca de representación deportiva, había un carácter que quería ser impregnado en un equipo que permitiese dar notoriedad a una zona muchas veces olvidada, había una pretensión de darle vida y fortaleza a un pueblo mirado en menos, estaba la búsqueda constante de crecimiento en conjunto, de ser un todo, tanto jugadores, dirigentes, cuerpo técnico e hinchada, un solo ente que caminara hacia un mismo destino, la gloria y los valores deportivos.

Las divisiones internas de la dirigencia de Cobreloa actualmente, las peleas que nos recuerdan a los gangsters de poca monta, a tipos que creen que con un poco de billete pueden ser los dueños del mundo, son las actitudes que hoy avergüenzan al hincha de Cobreloa y que también avergüenzan su historia. De a poco se ha podido ir generando un movimiento que busca recobrar las raíces naranjas de una identidad perdida, de una identidad extraviada, de una identidad golpeada. Acabó una temporada, la más mala en la historia del club, pero un bajón futbolístico es tolerable, que no resulten las cosas se puede entender. Lo que no se puede entender es que la propia dirigencia del club y sus pésimas gestiones, hayan provocado el escenario frente al cual hoy nos encontramos. Como me dijo hace un tiempo un ex Presidente de la ANFP, que intentó cambiar para la bien la lógica del fútbol chileno, siendo sacado por el poder monetario en el año 2010, la gran deuda de las S.A.D.P en el fútbol actual, es que responden a sus intereses y no han sabido cuajar ni trazar un camino en conjunto al hincha. Yo creo que la única respuesta para eso, es que nosotros tomemos las riendas y les enseñemos como queremos que se hagan las cosas, sin violencia, sin menoscabos, sólo demostrando que las identidades se respetan.

http://www.solamentefutbol.cl/identidades-naranjas/
avatar
Fry
Corazón de Minero
Corazón de Minero

Me Gusta : 19
Fecha de inscripción : 03/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.